Responsive image

Oraciones

María, mujer de siempre

(VIDEO) Mons. José Rafael Quirós Quirós, Arzobispo Metropolitano



Una joven católica me expresaba su inquietud de frente a ideologías que presentan en la figura de la Virgen María, una causa del estado de subordinación de las mujeres en la sociedad y una legitimación del sufrimiento y la desgracia a las que son sometidas. Con este enfoque tan reduccionista, María es, apenas, un ente pasivo, sin opinión, sin discernimiento, ni determinación.

Así, nuestra Señora con su actitud humilde y su sometimiento voluntario: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra" (Lucas 1,38), su fuerza como símbolo materno, además de su solidez espiritual y moral al extremo de permanecer firme al pie de la Cruz (Cf. Juan 19, 25-27) es, paradójicamente, una especie de "antiheroina" de nuestro tiempo, un obstáculo en la consecución de los derechos de la mujer.

Una afirmación como esta resulta reveladora e inquietante y nos obliga a repensar la evangelización a las nuevas generaciones que, ante la desorientación generalizada y la creciente deformación ética, les ayude a pensar de modo crítico. 

En María, antes que una imagen polémica de mujer, encontramos un referente extraordinario que determina la reflexión sobre la dignidad y sobre la vocación de la mujer. "María" la mujer de la Biblia es la expresión más completa de esta dignidad y de esta vocación.?[1] María fue una mujer que abrazó su misión de ser mujer, madre, esposa, formadora y trabajadora.  Es la mujer valiente que no tuvo miedo a los prejuicios de su tiempo, antes bien, lo arriesga todo por quien es su todo. 

Hoy que tantos temen al compromiso, a la toma de decisiones, a posponerlas indefinidamente o a permitir que otros decidan por nosotros dejándonos, sin más, arrastrar por los acontecimientos, María se convierte en ejemplo de determinación. 

Ella no se somete a un acto unilateral por parte de Dios y su "Sí", antes que ser una respuesta pasiva y resignada, evidencia toda la conciencia que María tiene de ser esa criatura en relación con Dios, que libremente acepta un plan: "María expresa al mismo tiempo su libre voluntad y, por consiguiente, la participación plena del «yo» personal y femenino en el hecho de la encarnación. Toda la acción de Dios en la historia de los hombres respeta siempre la voluntad libre del «yo» humano. Lo mismo acontece en la anunciación de Nazareth". [2]

María fue una mujer sencilla, ciertamente, pero "en ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes".[3]

Como nos recuerda el Papa Francisco: "María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Ella es la esclavita del Padre que se estremece en la alabanza. Ella es la amiga siempre atenta para que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno. Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios". [4]

Nuestra Señora no fue una mujer irreflexiva o alienada sino, como subraya san Lucas, "María conservaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón" (cfr. Lucas 2,19.51). Ella sabe reconocer y valorar los grandes acontecimientos y también, aquellos que para otros pasan inadvertidos.

En síntesis, María exalta la acogida, el servicio y el amor, virtudes que para nada resultan ofensivas, al contrario, revelan el carácter y empeño presentes en el rostro de la mujer. 

 


[1] Juan Pablo II, Mulieris dignitatem, 1988, n.5

[2] Idem, n.4

[3] Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.288

[4] Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.286