Responsive image

Oraciones

Es urgente escuchar

(VIDEO) Mons. José Rafael Quirós Quirós, Arzobispo de San José


Para lograr una Costa Rica más justa y equitativa, que deje atrás tanta polarización y se abra  a la amistad social, requerimos de la mejor política y de los mejores políticos. Por ello, ante un proceso electoral que entraña grandes retos para el presente y futuro de nuestro país, compartiré con ustedes, algunas reflexiones como expresión de responsabilidad pastoral. Vivimos un momento histórico que demanda promover el diálogo respetuoso y abierto. 

Partiendo de la Doctrina Social de la Iglesia y del conocimiento adquirido por el diálogo con diversos actores sociales, considero urgente reafirmar la dignidad de la persona humana y el bien común como caminos necesarios a recorrer.

Casualmente, han sido los encuentros, negociaciones y medicaciones con los diversos sectores sociales sobre temas de interés común a las políticas económicas y sociales y la constatación  del desfase, muchas veces, abismal respecto a las circunstancias reales de miles de costarricenses, lo que me motiva a exponer en esta primera entrega, la urgencia de que nuestra clase política establezca un diálogo sincero y eficaz con todos los ciudadanos, especialmente aquellos que viven en  pobreza y exclusión real, a través de estructuras y procesos formales y vinculantes; que no se queden en las buenas intenciones o enunciados recurrentes.

La sociedad civil merece ser escuchada, es su derecho; no sólo cada cuatro años cuando en pleno proceso electoral los candidatos se acercan a sectores permanentemente invisibilizados sino a lo largo de la gestión pública que realizan, promoviendo una participación activa de los ciudadanos en la creación de políticas económicas y sociales  e incluso, modos de fiscalización ciudadana transparente del manejo de recursos públicos. "Se requieren nuevas estructuras que promuevan una autentica convivencia humana, que impida la prepotencia de algunos y faciliten el diálogo constructivo para los necesarios consensos sociales".[1]

 Debe respetarse al Pueblo, no es tiempo de populismos pues, como nos enseña el Papa Francisco, "el pueblo en la visión populista no es protagonista de su destino sino que termina siendo deudor de una ideología (...) respetar al pueblo a sus instituciones, incluso a las religiosas, pues el desprecio de la cultura popular (identidad) es el comienzo del abuso de poder. [2]

Es fundamental que la solidaridad y las acciones conjuntas logradas mediante la organización colectiva no sean ignoradas, sino que ocupen un lugar preponderante en beneficio de aquellos a quienes se dirigen. Se requiere que toda acción solidaria desde las instituciones estatales responsables de la acción social se vea libre de  intereses políticos, ya de grupo o personales, para dar paso al espíritu de asistencia y promoción de los beneficiarios. 

Son en verdad iluminadoras estas palabras del Papa Francisco: "Sé que muchas veces no se los reconoce como es debido porque para este sistema son verdaderamente invisibles. A las periferias no llegan las soluciones del mercado y escasea la presencia protectora del Estado. Tampoco ustedes tienen los recursos para realizar su función. Se los mira con desconfianza por superar la mera filantropía a través la organización comunitaria o reclamar por sus derechos en vez de quedarse resignados esperando a ver si cae alguna migaja de los que detentan el poder económico. Muchas veces mastican bronca e impotencia al ver las desigualdades que persisten incluso en momentos donde se acaban todas las excusas para sostener privilegios". 3]

Como creyente y ciudadano, invito a los candidatos y votantes católicos, y a las personas de buena voluntad a asumir el desafío de servir al diálogo civil y no permitamos que una vez más la confrontación e indiferencia sigan erosionando nuestro tejido social. 

 



[1] Aparecida, 2007,  n.384.

[2] Papa Francisco 15-04-21

[3] Papa Francisco ?A movimientos y organizaciones populares?   12 de abril de 2020, Domingo de Pascua.