Responsive image

Catequesis

Nadie debe ser olvidado en esta pandemia

Mensaje de los Obispos de Centroamérica

El Consejo de Presidencia del Secretariado Episcopal de América Central(SEDAC) emitió un mensaje ante la pandemia del coronavirus que afecta a Centroamérica exhortando a todos a seguir dando firme testimonio de confianza en el Señor.

En el texto los prelados expresan el deseo de que los gobiernos y ciudadanos se unan en un esfuerzo común en favor de la salud y la vida de las personas.

En el mensaje se encuentra un reconocimiento especial a quienes están en primera línea para defender la vida y la salud de las personas que padecen la COVID-19: médicos, enfermeras y enfermeros, así como todo el personal sanitario. También los obispos expresan su cercanía con las familias afectadas a causa de las pasadas lluvias que causaron estragos en Honduras, Guatemala y El Salvador.

"La Iglesia que peregrina en los seis países del Istmo centroamericano, quiere ofrecer una palabra que ilumine la fe y fortalezca la esperanza. En este momento de prueba a causa de la pandemia exhortamos a todos a seguir dando firme testimonio de confianza en el Señor. Nos solidarizamos totalmente con la Iglesia católica en Nicaragua, por su gran preocupación y generosa acción en favor de la salud y la vida del amado pueblo nicaragüense", expresan en el comunicado.

Legado pastoral de san Óscar Romero

Los obispos presidentes de las seis conferencias episcopales de América Central recuerdan, en primer lugar, que les inspira la palabra y el ejemplo de san Óscar Romero, quien concluyó su homilía dominical la víspera de su martirio, en marzo de 1980, con el siguiente pensamiento:

"La Iglesia predica su liberación tal como la hemos estudiado hoy en la Sagrada Biblia, una liberación que tiene, por encima de todo, el respeto a la dignidad de la persona, la salvación del bien común del pueblo y la trascendencia que mira ante todo a Dios y sólo de Dios deriva su esperanza y su fuerza".

Este mensaje fue firmado el 3 de julio en El Salvador por monseñor José Luis Escobar Alas y por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, respectivamente presidente y secretario general del SEDAC.