Iglesia

Comunicado sobre el COVIH-19

Responsive image

LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA

 

A LOS SACERDOTES, RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS, AGENTES DE PASTORAL Y TODOS LOS FIELES CATÓLICOS

 

            Como es de conocimiento general, el mundo y también en nuestro país estamos viviendo una crisis sanitaria debido a la aparición del Covid-19 y su propagación en muchos ambientes, lo cual exige tomar acciones tendientes a evitar el contagio con dicho virus, especialmente por personas en estado de vulnerabilidad (diabéticos, hipertensos, asmáticos, adultos mayores, entre otros).

 

             En medio de esta situación extraordinaria hemos mantenido un diálogo fluido, y la mayor disposición de colaboración con las autoridades del Ministerio de Salud de Costa Rica; en atención a la responsabilidad que tenemos todos, pedimos a la población en general una actitud de apertura y disponibilidad a las directrices de las autoridades sanitarias, poniendo en práctica las medidas que se nos pide observar, evitando eso sí, cualquier actitud de alarmismo desmedido que propicie el pánico en la población.

 

            Como Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, pedimos a nuestros sacerdotes, religiosos y religiosas y responsables de iglesias en general:

 

1.     Motivar a los fieles a poner en práctica las indicaciones que nos hacen llegar por los medios oficiales del Ministerio de Salud y de la Caja Costarricense del Seguro Social.

2.     Solicitar a los fieles con alguna sospecha de estar contagiado de este virus, o que tengan una afección respiratoria no acudir a la Eucaristía, sino que sigan la Santa Misa a través de la Radio, de la Televisión o a través de los medios digitales.

3.     Hacer conciencia a los fieles con alguna sospecha de estar contagiado de este virus, o que tengan una afección respiratoria no acudir al Sacramento de la Reconciliación, salvo en casos de calificada necesidad espiritual.

4.     Proveer lo necesario para que en todas las iglesias, salones pastorales y otras instalaciones no falte el jabón, las toallas desechables y alcohol en gel. Así como velar por la limpieza con desinfectante de las bancas, reclinatorios y pasamanos antes de cada celebración. 

5.     Colocar en los templos, salones pastorales, oficinas parroquiales, etc, la debida rotulación que indique la forma correcta de estornudar, saludar y consejos de higiene.

6.     Suspender o cancelar las reuniones no esenciales, sea de grupos o movimientos eclesiales, de formación, de coordinación de actividades, etc.

7.     Indicar a los fieles no besar las imágenes sagradas destinadas al culto público.

8.     Seguir indicando el saludo de la paz con gestos fraternos, que no conlleven saludarse de manos y/o hacer contacto con la cara. En todo caso se recuerda que este gesto puede omitirse de conformidad con las normas litúrgicas.

9.     Recordar a los ministros del altar: sacerdotes, ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, acólitos, etc; lavarse las manos con agua y jabón antes de iniciar su servicio y al terminar el mismo. Así como abstenerse de brindar ese servicio si se tiene alguna afección respiratoria o se tiene un factor de riesgo.

10.  Hacer énfasis en que la distribución de la Sagrada Comunión debe hacerse solamente en la mano y de ser posible aplicando alcohol en gel antes de comulgar.

11.  En las Eucaristías concelebradas, la comunión de los concelebrantes será por intinción.

12.  Allí donde sea posible realícese la ofrenda después del rito de comunión.

 

No olvidemos que Dios quiere que preservemos nuestra vida y que no pongamos en peligro la vida de los demás.

 

Hacemos un llamado a no aprovecharse de la emergencia sanitaria que vivimos para acaparar o vender a sobreprecio los diferentes artículos de higiene necesarios para prevenir el contagio.

 

En este contexto de crisis sanitaria agradecemos públicamente a las autoridades de salubridad, al personal médico, de enfermería y de apoyo de nuestro sistema de salud, por su generosa y entregada labor en atender a los enfermos y en prevenir la propagación de esta enfermedad. 

Asimismo, agradecemos a todos los comunicadores por mantener a los ciudadanos al tanto de las medidas más apropiadas para prevenir el contagio y mitigar la propagación del virus, siempre con la clara intención de dar la información más equilibrada y constructiva en medio de esta crisis.

 

Como Pastores y como hombres de fe, elevamos nuestra oración e invitamos a todos los fieles a encomendarnos al Señor Misericordioso, médico de los cuerpos y de las almas en medio de esta crisis, por la poderosa intercesión de nuestra Madre la Bienaventurada Virgen María, Reina de los Ángeles y del Glorioso Patriarca San José, Patrono de la República y de la Iglesia Universal.

 

Dado en la sede de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, el 13 de marzo de 2020.

 

+José Rafael Quirós Quirós

Arzobispo Metropolitano de San José

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Gabriel Enrique Montero Umaña

Obispo de San Isidro de El General

Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Javier Román Arias

Obispo de Limón

Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+José Manuel Garita Herrera

Obispo de Ciudad Quesada

Tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Óscar Fernández Guillén

Obispo de Puntarenas

 

+Manuel Eugenio Salazar Mora

Obispo de Tilarán-Liberia

 

+Mario Enrique Quirós Quirós

Obispo de Cartago

 

+Bartolomé Buigues Oller

Obispo de Alajuela

 

+Daniel Blanco Méndez

Obispo Auxiliar de San José