Responsive image

Oraciones

Oración contra la Peste

Implorando Su Auxilio para que cesen los estragos de la peste (con licencia eclesiástica dada por Mons. Anselmo Llorente y la Fuente, 1856)

Acto de Contrición:

 

Porque deber ser amado

mi Jesús que el alma quieres

te amo, mi Dios, por quien eres

sobre todo lo creado.

Pésame de haber pecado,

pésame mi redentor;

creo en ti, mi dulce amor,

y espero en ti, de tal suerte,

que antes morir que ofenderte,

Misericordia, Señor.

Amén.

 

Décimas al Dulce Nombre de Jesús

 

1.     Centro de inmensa bondad;

Dios eterno y soberano.

El castigo de tu mano

lo sufre nuestra maldad,

Señor, Señor, ten piedad.

Aplaca el justo rigor;

te pedimos por tu amor,

por tu pasión y tu muerte

compadezcas nuestra suerte

de la peste en el horror

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

2.     Lágrimas vierten los ojos;

sólo se escuchan gemidos.

Corazones afligidos

contemplan fríos despojos.

Modera ¡oh Dios! tus enojos,

calma del mar el furor,

basta de luto y dolor,

cese el estrago espantoso;

tu corazón amoroso

nos de consuelo y favor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

3.     Santísima Trinidad,

Padre, Hijo y Espíritu Santo

cubridnos con vuestro manto,

perdonad nuestra maldad.

Esta peste desterrad

que nos llena de pavor;

el decreto asolador

ya sus efectos suspenda,

vuestro poder nos defienda

del contagio destructor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

4.     Sangre de Cristo preciosa,

medicina celestial;

aparta de todo mal

que nuestros pueblos destroza,

la virtud tan portentosa

que revela tu valor

nos dé salud y vigor,

y nos libre de la peste;

que no más lágrimas cueste,

con sus estragos y horror.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

 

5.     Huya, Señor, que tu Nombre

ahuyenta el mal de la tierra

que no haya tampoco guerra,

ni terremoto que asombre.

Piedad, piedad para el hombre,

piedad para el labrador,

que derrama su sudor

para coger el sustento,

que no la plaga su aliento

aniquile en su labor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

6.     Todos tus hijos nacimos;

todos somos acreedores

a tus inmensos favores;

por ti redimidos fuimos

si atribulados nos vimos

clamamos a ti, Señor;

hoy la peste con furor

haciendo estragos está;

haz, Señor, que cese ya,

pues eres buen protector.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

7.     ¡Dulce Madre de Mercedes,

Virgen llena de piedades!

En nuestras necesidades

socórrenos, pues que puedes;

defiéndenos de las redes

del enemigo traidor;

denos amparo y favor

por tu Hijo Sacramentado;

de la peste, del pecado

librándonos con amor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

8.     ¡Oh Dios de eterna bondad,

Padre amoroso y paciente!

Danos fe viva y ardiente,

y una ejemplar caridad.

Que cese la mortandad

pues sois de la vida autor;

que calme nuestro temor,

que vuelva ya la confianza

pues nuestra firme esperanza

está en nuestro Salvador.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

9.     Por María Inmaculada,

nuestra grande intercesora,

la peste desoladora

¡Oh Dios! quede aniquilada.

La población ya diezmada,

su fuerza pierde ya valor

¡Oh Divino Redentor!

Ampáranos amoroso,

y del soplo contagioso

libra esta casa en redor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!


 

10.  Por el Patriarca José

de Nuestra Señora esposo,

Nuestro Patrón poderoso,

a quien clamamos con fe,

Dios omnipotente haced

que el trueno con su fragor

dé pureza y esplendor

a la atmósfera al instante

y la peste en adelante

cese ya por tu favor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

11.  No desoigas, Dios piadoso,

nuestras súplicas y ruegos,

Tú que das vista a los ciegos,

y pan al menesteroso.

Eres todopoderoso.

Un rayo de tu esplendor

llegue a nosotros, y luego

habrá salud y sosiego;

lo esperamos por tu amor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

12.  ¡Oh! Los angélicos coros

canten himnos de alabanza,

que nuestra súplica alcanza

de clemencia los tesoros.

Tengan tregua nuestros lloros,

que el mal se sienta menor;

desaparezca el temor,

huya por siempre la peste,

porque el Médico Celeste

nos concede su favor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!


 

13.  En los cielos y en la tierra

y en todo lugar estás;

todos los bienes nos das

que tu omnipotencia encierra,

¡Oh Dios! la peste destierra,

pues eres nuestro Pastor,

y tu rebaño, Señor,

el fiero lobo devora;

tu amparo y socorro implora

con humildad y fervor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

14.  Por tu gloriosa Ascención

después de resucitado.

¡Oh Jesús Sacramentado!

Suspende tu corrección.

Ya con sano corazón,

y con cristiano pudor,

se propone el pecador

enmendar su mala vida,

pues ya la siente perdida,

de la culpa en el error.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

15.  Bendito tu nombre sea

en los siglos infinitos,

y para siempre benditos

los atributos que emplea.

En todas partes se vea

con reverencia ensalzado.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

16.  Por tu santo Escapulario

del Carmen, Virgen María,

sácanos de la agonía

del contagio temerario.

Tu santísimo rosario

nos dé consuelo y valor,

y nos libre del rigor

de la epidemia horrorosa,

que nos aflige y acosa

con soplo desolador.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

17.  Por tu corona de espinas

¡Oh Redentor amoroso!

Cese este mal espantoso

que a castigarnos destinas

considera tantas ruinas,

¡Desolación y terror!

Piedad, clemencia, Señor,

por quien eres te pedimos

que ya el castigo sufrimos,

no hagas que sea mayor.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

18.  Padre, hermanos, esposos,

mujeres, niños, ancianos,

a ti levantan sus manos

afligidos y llorosos

mira con ojos piadosos

¡Nuestra miseria, Señor!

Atiende nuestro clamor,

con humildad te imploramos,

y confiados esperamos

el perdón de nuestro error.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

19.  ¡Oh, Jesús, Jesús Divino!

Somos tus hijos amados,

mira cuan atribulados

nos tiene nuestro destino;

Tú, que eres guía y camino

de salvación y de amor,

disipa el aire malsano,

el azote de tu mano

deponga nuestro creador.

¡POR TU SANTÍSIMO NOMBRE

MISERICORDIA SEÑOR!

 

Por siempre glorificado,

con toda veneración;

digamos de corazón

sea por siempre alabado

en los cielos y en la tierra

por los siglos ensalzado.

 


 

Oración:

 

Amorosísimo Jesús, dulce de las almas,

que viniste al mundo a redimirnos del pecado;

por tu Santo Nombre te pedimos

nos concedas la gracia necesaria

para tener un verdadero arrepentimiento de nuestras culpas

una constante enmienda para no cometerlas más,

la salud, paz y sosiego de esta República

y de todos los países cristianos.

Amén.

 

 

Oración contra la Peste

 

¡Oh Dios Omnipotente!

que en tu ira enviaste la peste sobre tu pueblo en el desierto,

por su obstinada rebelión contra Moisés y Aarón;

y así mismo en tiempo del Rey David,

destruiste con pestilencia a setenta mil personas,

y con todo esto, acordándote de tu Misericordia,

salvaste a los restantes:

ten piedad de nosotros miserables pecadores,

que al presente nos hallamos amenazados 

con enfermedad y mortandad,

para que como entonces aceptaste la reconciliación

y mandaste cesar al Ángel exterminador,

de igual modo te dignes mandar cesar ahora esta plaga,

mediante Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.